martes, 25 de mayo de 2010

Disco de la semana: Joy Division - Closer (1980)

¿Donde acaba el mito y empieza el artista?, Es muy difícil hablar de este disco abstrayéndose de las circunstancias que lo motivaron. Y es que, como suele ocurrir en estos casos, la idea del líder atormentado y el juego del rock’n’roll al límite ha acabado por descontextualizar la obra. Me pregunto, de entre las hordas de admiradores del grupo, que parte de atracción hay por la música y que parte por el entorno, o lo que es lo mismo, si Joy Division hoy serían tan venerados caso de que Ian Curtis se paseará, ya entrado en años (y kilos), como sus compañeros de juergas post-punk, por los festivales veraniegos españoles. Naturalmente, cualquier observación palidece ante enormes temas como “Heart and soul”, “Isolation” o “The Eternal”.

Sí amigos, Ian Curtis, ser extraño y extrañado, no pudo soportar el verse atrapado entre dos mujeres, no aguantó la creciente expectación y la popularidad de su banda, se fue hundiendo cada vez más en Dios sabe que elucubraciones existenciales, y acabo colgado en el salón de su casa; eso sí, en el camino nos dejo un puñado de bellas odas al sufrimiento, a la soledad, al dolor,…, a la vida, en fin, así como un icono (siniestro) para un par de generaciones.

“Closer” (publicado dos meses después de la muerte de Curtis) es un reducto de dolor, de asfixia y de autodestrucción donde apenas hay grietas que dejen ver la luz o entrar el aire. Musicalmente es árido y mecánico, con ese bajo trotón en primer plano vía Peter Hook y esa batería procesional tan característica, pero por encima de todo es una desgarrada confesión , una herida que sangra sin visos de cicatrizar.
“Existence-well what does it matter / I exist on the best terms I can / The past is now part of my future /The present is well out of hand”. (Heart and Sol)



Acabo de escuchar Closer y me siento incomodo, atroz, culpable de no se muy bien que,… necesito pensar en cosas buenas y hacer algo de deporte,… me tomaré un Aquarius,… después de todo, hay que saber tomar distancia con respecto a la cosas tremendas, y este disco es terriblemente tremendo y aparatoso, en el fondo, todavía no se si realmente me gusta o tan sólo soy uno de esos jodidos freaks contraculturales.

2 comentarios:

Kieleth dijo...

Si señor, ya estaba yo echando de menos el disco de la semana, Joy Division.... Love will tear us apart...

Que bueno leerte de nuevo, toda una inspiración!.

Angel e-léctrico dijo...

Hola! =) el blog EnCielodelOceano de Lima te saluda... seguir en la ruta sónica, aqui te dejo el post que hice sobre el aniversario de la desaparición de Ian...

http://encielodeloceano.blogspot.com/2010/05/recordando-tu-partida-querido-ian.html

Saludos!