domingo, 7 de noviembre de 2010

Cosas que pasan

Hace mucho que no escribo nada, lo sé. Soy culpable de dejadez, de apatia, de lo que me quiera culpar K.
Pero hoy, precisamente hoy, ha pasado una de esas cosas cachondas, graciosas, estupidas, como quieras llamar, que solo pasan cuando uno es demasiado espontaneo, por llamarlo de alguna forma.
Hace eones (un par de años) salí a tomar unas copas, nada más entrar en el garito me entraron ganas de orinar (mear en el castellano vulgar) y como uno no acostumbra a aguantarse las ganas de nada, decidí que era prioritario ir hacia el baño, pero cuando llegue encontre que el baño de los tios estaba ocupado, por el ruido había al menos tres tios dentro y por los sorbidos nasales que pude oir, aquello no tenia pinta de desocuparse rapidamente, como el baño de las chicas estaba desocupado decidí que no pasaría nada si entraba y echaba una meadita rapida, pero al salir me encontre a una chica mona esperando, como aún no iba bebido y uno tiene un poco (solo un poco) de educación creía que era correcto darle algún tipo de explicación, así pues le dije, disculpa que haya entrado en tu baño, es que el de los tios estaba ocupado y por el jolgorio que tenían montado supuse que me tocaria esperar (de hecho los cabrones coqueros aún estaban dentro montandola), dije todo ello sonriendo, con mi mejor carita de niño bueno, y recibo por respuesta un ¿Y a mí que me cuentas gilipollas?
Respuesta inesperada que detonó mi mal genio, sé que no fue correcto por mi parte, pero respondí con un "pues te jodes zorra".
Pero la vida es muy hija de puta y hoy un par de años más tarde quedo con unos amigos para tomar unas birras y cuando aparece mi amigo "chiqui" con su nueva novia y nos presenta, me encuentro con la zorra y ella se encuentra con el gilipollas (es decir yo) y ella dice "ya lo conozco de verlo con vuestro grupo" yo respondo, "si tu tambien me eres familiar". Todo muy adulto, todo muy civilizado, todo muy hipocrita.
Veinte minutos más tarde la conversación da para que ella pueda decir algo como, "es que un mal día lo puede tener cualquiera", y me mira, y yo respondo "todos podemos tener un mal día y pagar un cabreo con quien no debemos".

1 comentario:

Sr. Rubio dijo...

Esta vida es curiosa y esto suele pasar, que te topas con la gente de la forma más extraña.

Me alegra que hayas vuelto a colgar un post.

Saludos.